Aprovechando el tirón

captura_de_pantalla_2016-07-01_a_las_09.13.53Estamos viendo estos días la creciente tendencia a la tolerancia y al apoyo a la reivindicación festiva del Orgullo. Este año, por primera vez, se han sumado todos los partidos políticos a la manifestación. Miembros del PP que se manifestaban contra el matrimonio homosexual hace 15 años, han asistido a bodas gays ahora. Incluso hemos podido oír alguna declaración a favor por parte de la Iglesia Católica. La cuestión es, ¿realmente estas personas apoyan la causa o se trata de la ya omnipresente propaganda política? Se han visto incluso marquesinas por las calles con los colores del arcoiris y con el lema “Rainbow is the new black” que, en realidad, anunciaban productos privados. Todo el mundo quiere sumarse a la fiesta pero analizándolo en profundidad parece que hay un interés comercial y político detrás de tanto apoyo. No está nada mal crear esta tendencia masiva de tolerancia, respeto y, sobretodo, normalidad porque consigue dejar fuera de juego a los homófobos de la forma más efectiva: haciéndoles sentir anticuados. Pero si el interés real es atraer a las masas de votantes, compradores o consumidores entonces no deja de ser un apoyo vacío. Peligrosamente pasajero.

Anuncios